Este es un blog de relatos a la carta, escritos alrededor de palabras y temas que nos proponen nuestros lectores.Vosotros elegís cinco palabras y una temática cada uno, y nosotros escribimos un relato corto con TODAS las palabras, intentado que se oriente también hacia todas las temáticas.


¿Quieres proponernos palabras y temas? Puedes hacerlo en la pestaña de la convocatoria abierta.


¿Tú también quieres escribir con nosotros?Envíanos tu propio relato corto, mediante el formulario del blog.


domingo, 29 de enero de 2012

1er. Especial Sucio Maeve: Y no quererme follar a Rihanna nunca más



Batido, mordisco, caderas, infierno, insumisión.
Comisura, saciada, mordisco, atrapada, complacencia.
Antiácido, reciclaje, hipótesis, consumidor, fósforo.
Reportaje, infundio, despeñar, colorete, Maeveestefanía.
Comendador, nefelibata, helicón, naufrago, refrigerio.
Permiso, lucha, imbecilidad, ausencia, planta.
Coanocito, cnidario, duela, fúrcula, pollón.
Corsé, canela, erección, cristal, partitura. 


Tengo un póster de Rihanna frente al escritorio, para compensar, porque Rihanna está tan buena como cualquiera de ellas e igual de follable. Pero está vestida. Sí, esos cuatro trapos se pueden considerar ropa, al fin y al cabo tapan lo justo para que quede espacio para imaginar. Y si algo falta en esta habitación es espacio para imaginar. Mi compañero de trabajo está sentado ante la mesa de edición, bebiendo un batido de fresa que ha dejado una pasta repugnante y pegajosa en la comisura de su boca. Un atisbo de barriga fofa y grasosa se le escapa de una camiseta negra con un estampado blanco que reza, Arriba Insumisión. Y yo miro hacia arriba, al techo de la sala de edición, lleno de manchas marrones y de agujeros y   me da por pensar en la manera en que nos quedamos atrapados  por no reflexionar bien si lo que anhelamos era, en realidad, lo que deseábamos.

No creo que, para Barriga Al Aire, la complacencia vaya a ser nunca un problema. Este trabajo le llena como a un cerdo vivir en un lodazal. Y se comporta igual. No me malinterpretéis, no me quejo por tener un trabajo. De hecho no me quejo por nada, la verdad. Pero al cabo de un tiempo, de editar miles de escenas, de montar cuatro y cinco películas a la semana, este trabajo me empezó a afectar. La primera noche al llegar a casa, la tumbé sobre la cama y la follé como si no fuera a haber un mañana, durante tres horas, hasta que entre suspiros y quejidos se oyó un pequeñísimo crack, igual que el que hace la fúrcula de los pollos asados cuando se parte entre los meñiques entrelazados, y ella me miró como supongo que mirarán los perros a sus amos justo antes de ser abandonados. En el hospital confirmaron dos costillas flotantes fisuradas y desgarro anal. Sí, hubo que dar explicaciones.

La segunda semana, cuando descargar toda la frustración sexual acumulada durante el día empezó a no ser suficiente, comenzaron los Juegos Olímpicos del Sexo, y empezé a follarla de pie en la terraza, bajo el sol de Febrero, leyéndola en voz alta Peribánez y el comendador de Ocaña, mientras ella se encendía fósforos entre las manos para mantenerlas calientes. Luego, cuando se resfrió y el catarro se convirtió en neumonía, aprovechaba que se pasaba el día en cama para meterla cerezas que intentaba sacar con la lengua, con la sensación de que la piel de su vagina era una esponja y que se me quedaba la lengua llena de coanocitos, que es una palabra que ni dios sabe lo que significa, pero que luego no digan que no supe meter en el relato.

La sexta semana, cuando me cansé de despeñarme entre sus tetas, la metí en la bañera boca arriba y hundí su cabeza bajo el agua para ver como su orgasmo se traducía en burbujas atropelladas y naufragas,  y su pelo rubio ondulaba bajo el agua como un cindario atrapando plancton bajo el mar. El agua salía en olas gigantes escalera abajo y se corrió el infundio por el barrio de que teníamos un lavadero clandestino de mascotas. Mientras, los Juegos Olímpicos del Sexo entraban en una nueva edición donde el sexo y el correrse comenzaba a ser lo de menos y a mi pollón le daba menos por jugar a ser Helicón al sonido de las musas que a mi cerebro por excitarse imaginando nuevas maneras de convertir el sexo en algo que no se pareciera en nada a lo que veía  en la pantalla de la sala de edición. La pedí permiso para convertir en realidad cada fantasía, la dejaba saciada cada día y, los fines de semana, hacia realidad todo lo que ella me pedía; hice las labores de la casa atrapado dentro de un corsé de color púrpura, y pasé el plumero con mi erección envuelta en una boa de plumas de los chinos. Me cubrí el cuerpo de natillas y canela y me pasé hora y media tumbado en la mesa del salón hasta que me lamió entero con la lengua, hicimos el amor como nunca antes lo habíamos hecho, a través del cristal de la galería, sin rozarnos ni tocarnos ni escucharnos, sólo mirándonos a los ojos a cuatro milímetros escasos.


Tengo la hipótesis de que estamos condenados a fracasar en todo lo que emprendamos si no lo hacemos con el corazón en la mano. Tengo marcado su  último mordisco aún en mi cadera, como ella tendrá marcado mi último mordisco en su cuello. Barriga Fofa mastica un par de antiácidos y aprovecha el metraje sobrante de ayer para arreglar  un gatillazo en el rodaje de hoy. Reciclaje de orgasmos. Abro el IRC y me conecto con el nick de Barriga Peluda, Nefilibata, y en seguida se conecta ella con el suyo, MaeveEstefanía. Pero no hablamos. Lucho contra la imbecilidad que me ha arrastrado a un infierno en el que todo lo importante se ha desvanecido y la ausencia de su cuerpo no tiene tanta importancia como el no poder recordar el sonido de su voz pronunciando  mi nombre, o contándome una anécdota divertida; las arrugas de sus ojos al reírse se han borrado, y sólo veo su cuerpo desnudo y escucho sus gemidos. Cortamos y pegamos pedazos de cópulas humanas como si editáramos un reportaje sobre la subida del precio del petróleo. El colorete de las actrices porno siempre es demasiado exagerado. Las posturas siempre siguen la misma partitura porque el consumidor ya no quiere tener que imaginar nada. Y yo, ya no sé lo que siento. El vacío se planta ante mi y me recuerda que no estamos hechos para tenerlo todo, por más que duela. Rihanna sigue suficientemente tapada en su póster, chica lista, que sabe que, sólo en la imaginación, follar con ella vale su peso en oro y que traer al mundo real todo lo que quieres, a veces, cuesta una vida.




6 comentarios:

  1. Claramente una mente femenina es capaz de excitar a una idem masculina con mayor énfasis. Buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer, Anónimo. Participa con tus palabras cuando quieras.

      Eliminar
  2. Gran relato, coanocito incluído.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El coanocito se ha resistido lo suyo. Gracias por leer y por comentar. Bienvenida.

      Eliminar
  3. Genial, qué arte!

    Lo de los coanocitos ha sido un recurso fácil, no nos engañemos, pero bien resuelto ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy fácil, claro!
      Me estaba comiendo la cabeza y pensé: Hasta aquí he llegado :)

      Gracias por leer, Maestro.

      Eliminar